Mi lista de blogs

sábado, 30 de julio de 2011

Receta: Boquerones en su ser

Pocos manjares hay comparables a los boquerones en su ser. Cierto es.

Lo mismo que también, hay que esirlo no todo el mundo se atreve con la intrepidez. Peor para ellos .¿Qué le vamos hacer?

Para recordar la receta, no es preciso ser un empollón, ni siquiera tener un memorión.
Simple del copón. Apunta, pero no dispares, no vayamos a tener un disparate antes de contarte como se hace.

Debe ser el boquerón más fresco que el copón. Ojos de ver. Tripas sin asomar. Firme de carnes, brillante, con todas (o la mayor parte) de sus escamas.


Que te hable!!

Llegada la transacción, no te hagas el longui y los llevas con premura al congelador. Hay que matarle el Anasagestesis ese, que según estudios sesudos, parece que el congelata lo atonta. Desde la virtuosa cabellera hasta las nalgas. O sea que el bicho ya no hace nada.

Una vez congelados y tiesos como garrotes los sacas. Los dejas a su ser , hasta verlos como los viste ayer. Los destripas. Le quitas la raspa. Los divides en dos, si te sale de un cojón..o de los dos. Los lavas. Los secas (si te sale) yo no lo hago jamás. Y los vas disponiendo en un plato ¡¡limpio!!.


Poquita de sal. No tiene que ser Maldon, ni nada especial. Aceite. Arbequina es el mejor. Un chorreón pequeñito. No se trata de que vuelva a nadar el boquerón.


El vino que mejor le va es un manzanilla en rama, un amontillado, un jerez seco o un Mencal.

Y ya está.
¿ Difícil verdad?

Disfrute total. Para mí, no sé si para los demás