Mi lista de blogs

miércoles, 12 de enero de 2011

Receta de choto al ajillo

El choto es la cría de la cabra. Para mí, llamarle cabrito..sin conocerlo y así de primeras, casi lo considero un delito.
Puede ser un cabrito el choto recién destetado? Yo creo que no.
De ahí que le siga llamando como toda la vida lo he llamado.

O sea choto.

Dicho esto que no tiene importancia ninguna, aquí os dejo “mi receta”.

Debe de pesar el animal unos seis kilos, no más. Se entiende que en canal.

Y se debe matar como mínimo 24 horas antes del festín. Dejándolo colgado por las extremidades traseras (patas traseras para los de mi pueblo) una vez abierto.
El relente de la noche le endurece los pellejos y da consistencia a sus carnes.

Además del choto vamos a necesitar:

-Un litro y medio de aceite virgen extra
-Cuatro cabezas de ajos
-Tres pimientos rojos (no de izquierdas, choriceros) secos
-Dos guindillas pequeñas pero apretadas
-Una hoja de laurel
-Sal gorda
-Pimienta negra, como 20/25 granos
-Poquito de tomillo, una cucharada sopera
-Un litro de cerveza
-Medio litro de buen vino blanco
-Una sartén grande
-Y una buena rasera.

Y se procede de la siguiente manera:

Si tienes que despiezar el animal, te las apañas como dios te dé a entender, que esto no lo voy a explicar. Si te lo hace el carnicero dile que no te hagas las tajadas pequeñas. Que la lumbre necesita su recompensa y también come.

Sala la carne con el punto de sal que desees, y según ves que el aceite está, vierte con elegancia la carne, con cuidado no te vaya a salpicar y te manches el delantal..aparte claro está de abrazarte vivo.
Fuego vivo, y dale que te pego a la rasera.

Cuando veas que el aceite vuelve a tomar su color y que ha perdido casi todo el “aguachirri”, le zumbas las cabezas de ajos enteras, los pimientos secos partidos por la mitad, la hoja de laurel, la pimienta y el tomillo.

Al ratillo observarás que ya empieza eso a oler de otra manera. Le das unas vueltas.

Cuando la carne empiece a tomar color, ha llegado la hora de la cerveza.

Le pones un litro enterito. Y tú por lo bien que lo has hecho..te pones algo también.

De vez en cuando le das con la rasera procurando rascar el fondo.
Y, como el chiste del pavo, te llenas otra cerveza y picas algo.

Según se vaya terminando la cerveza…te llenas un vino, que cojones!
Y de camino le zumbas el medio litro a la sartén.

De aquí hasta que se acabe, te llenas tres o cuatro vasos más y ya verás como la llama de la lumbre se pone amarilla y se pone a chisporretear.
Cada vez que mueves la sartén, ya verás cómo se te derrama!!

Llegado este momento la japuta de la sartén llega a ponerse en movimiento

Un poco antes de que acabes de derramar todo el vino y la salsa que se empieza a trabar..
Échate un cigarrito y haz el favor de apagar.

Ea!!
A disfrutar del manjar